¡Unirme!
Discrepancias apuestas y fútbol

¿En qué discrepan el fútbol y las apuestas?

Resulta bastante extraño imaginar o pensar en un punto en el que dos pares complementarios como el deporte y las apuestas puedan dejar de ser amigos. Por lo que se ve, la unión de estos dos se ha vuelto tan íntima que casi se consideran el tipo perfecto de armonía.  Mientras que la industria de las apuestas apenas existiría si no hubiera deportes en los que apostar, varios deportes no sólo perderían su poder en lo que respecta al dominio social/global, sino que también perderían el poder de atracción que poseen actualmente si desapareciera la industria de las apuestas. Según todos los indicios, aunque existe ese amor genuino por algunos deportes independientemente de las oportunidades de apuestas que ofrecen, los aficionados a los deportes más entusiastas suelen convertirse en apostantes.

Muchos de sus equipos favoritos no se eligen por mero amor, sino por su constancia a la hora de generar oportunidades de apuestas específicas, por ejemplo, marcando en cada partido o ganando a determinados equipos. El fútbol, por ejemplo, ha dejado de ser un mero entretenimiento para la mayoría de los aficionados. Al igual que los jugadores pagan sus facturas sudando en el campo, millones de aficionados (incluidas las casas de apuestas) pagan igualmente las suyas siguiendo las mejores predicciones de fútbol. Así pues, la relación es mutua. Como diría CR7, sin aficionados, el fútbol estaría bajo mínimos, al igual que cualquier otro deporte. Como tal, los aficionados necesitan a los jugadores en el campo tanto como los jugadores necesitan a los aficionados para animarles. Al final, siempre es tiempo bien empleado, siempre que todo se lleve a cabo en términos justos/transparentes. Y es que lo último que querría cualquier apostante es saber que ha perdido el tiempo viendo o apostando en un partido de fútbol injusto.

Romper el vínculo

Normalmente, sin codicia, el nacimiento entre el fútbol y las apuestas difícilmente se rompería, ni siquiera en una instancia dada la relación de interdependencia que los une. Sin embargo, en varias ocasiones, esta relación ha sido explotada por mentes bienpensantes en perjuicio de otras tantas. La manipulación de los resultados de los partidos para obtener beneficios egoístas ha sido siempre un problema para el que ni siquiera la FIFA ha encontrado aún una solución adecuada. Es el único punto en el que las apuestas están totalmente en desacuerdo con el fútbol, aunque se necesiten ambas cosas para perjudicarse mutuamente. Una no puede hacerlo sin la ayuda de la otra. Por eso suele ser un tema muy confuso, ya que en el momento en que uno acusa al otro, lo hace con culpa.

El amaño de partidos, o la manipulación del resultado de los partidos con fines de apuesta o cualquiera que sea el motivo, nunca sirve de nada a los apostantes, al menos a la mayoría. Los que normalmente se benefician son los grandes jugadores que organizan los partidos y, a cambio, apuestan por los resultados. Estos pueden incluir marcadores particulares, goles encajados o marcados por cada equipo, portería a cero, tarjetas, saques de esquina, tiros libres, expulsiones, marcadores en la primera y segunda parte, asistencias, etc. Las posibilidades suelen ser casi ilimitadas. Normalmente, todo esto se organiza en segundo plano y se ejecuta sencillamente sobre el terreno de juego.

En consecuencia, mientras los aficionados pasan el tiempo intentando predecir partidos basándose en acontecimientos pasados, los jugadores o entrenadores o quienquiera que haya intervenido ya saben exactamente lo que iba a ocurrir y simplemente apuestan exactamente como estaba previsto. Sólo en raras ocasiones las casas de apuestas, normalmente a través de actividades anómalas de ciertas cuentas, intentan sospechar de tales ardides.   Como tales, es seguro decir que ellos mismos, a menos que sean parte en el mismo delito (lo que suele ser raro) suelen ser inocentes y a menudo sufren las mismas consecuencias que la mayoría de sus usuarios. Este delito, que ha visto cómo decenas de jugadores y directivos eran suspendidos, encarcelados e incluso se les prohibía participar en partidos de fútbol regulados oficialmente, es el que busca la destrucción tanto del elevado estatus del fútbol como de las apuestas por completo.

Una situación desafortunada

Aunque la cuestión ha sido un tema clave en distintos foros deportivos, aparte de la vigilancia y el castigo de los culpables, como ocurre con cualquier otro delito, aún no existe una solución eficaz. Lo que se espera de todo aficionado al deporte es la buena voluntad de denunciar cualquier sospecha de intento de manipulación de partidos a las autoridades competentes para que se lleve a cabo una investigación exhaustiva y se castigue a los sospechosos si se les declara culpables. Sin esfuerzos colectivos, difícilmente se repararía esta grieta que busca la destrucción del deporte y las apuestas.

Como apostante, ganar es lo más importante. Por lo tanto, lo último que uno puede desear es caer en esas trampas engañosas que, la mayoría de las veces, destruyen muchas oportunidades de apostar. Por lo tanto, tanto si la especialidad de uno son las estrategias de apuestas en carreras de caballos, apuestas de fútbol o apuestas de baloncesto, mantenerse alerta y trabajar sólo con las mejores casas de apuestas que normalmente eligen sus eventos sabiamente es una opción incondicional para aquellos que realmente disfrutan de la imparcialidad en los deportes y las apuestas.

Las mejores casas de apuestas

Ranking

Te presentamos el ranking de Apuesto, con las mejores casas de apuestas en Perú. ¡Elige tu favorita!

Déjanos un comentario

Inkabet Perú
¿listo para vivir la
emoción de ganar?

Tu Bono de Bienvenida hasta S/400.

Deposita y haz tus retiros más rápido.

Apuesta en previa y en vivo en tus eventos favoritos.